El Impuesto sobre la Electricidad es uno de los conceptos que siempre aparecen en nuestra factura de la luz (incluso cuando no hay consumo de energía) pero que más desconocemos, y es independiente de tu tarifa eléctrica o compañía eléctrica.

 

¿Qué es el impuesto sobre la electricidad?

 

Aunque en teoría fue creado para ayudar al sector minero de nuestro país, lo recaudado con el Impuesto sobre la Electricidad va destinado a los fondos públicos, encargados de sectores como son la sanidad o la educación. Con el Impuesto sobre la Electricidad se recauda lo que antiguamente se denominaba, “coste específico asignado a la minería del carbón”.

El Impuesto sobre la Electricidad se aplica para garantizar el consumo responsable de los recursos limitados ofrecidos por la naturaleza y para promover unas condiciones medioambientales que protejan la salud de las personas.

El Impuesto sobre la Electricidad es uno de los impuestos especiales fijados por el Gobierno de España, por lo que se aplica sobre el total del importe del término de potencia y del término de consumo eléctrico. El gravamen mantiene el porcentaje del 4,864% sobre una base imponible del 1,05113.

 

 

¿Quién puede estar exento del impuesto eléctrico?

La exención del impuesto eléctrico se contempla en la Ley 28/2014 de 27 de noviembre. En ella se establece que desde el 1 de enero de 2015 podrían tener derecho a una reducción del 85% de la Base Imponible del Impuesto Eléctrico la energía eléctrica que los clientes destinen a los usos:

Reducción química y procesos electrolíticos.

  • Procesos mineralógicos: Se consideran procesos mineralógicos los clasificados en la división 23 del Reglamento (CE) n.º 1893/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre de 2006, por el que se establece la nomenclatura estadística de actividades económicas NACE Revisión 2 y por el que se modifica el Reglamento (CEE) n.º 3037/90 del Consejo y determinados Reglamentos de la CE sobre aspectos estadísticos específicos.
  • Procesos metalúrgicos: Se consideran procesos metalúrgicos los relativos a la producción de metal y su preparación, así como, dentro de la producción de productos metálicos, la producción de piezas de forjado, prensa, troquelado y estiramiento, anillos laminados y productos de mineral en polvo, y tratamiento de superficies y termotratamiento de fundición, calentamiento, conservación, distensión u otros termotratamientos.
  • Actividades industriales cuya electricidad consumida represente más del 50 por ciento del coste de un producto.

A estos efectos, el coste de un producto se define como la suma de las compras totales de bienes y servicios más los costes de mano de obra más el consumo del capital fijo. El coste se calcula por unidad en promedio.

El coste de la electricidad se define como el valor de compra real de la electricidad o el coste de producción de electricidad, si se genera en la propia empresa, incluidos todos los impuestos, con la excepción del IVA deducible.

  • Riegos agrícolas.
  • Actividades industriales cuyas compras o consumo de electricidad representen al menos el 5 por ciento del valor de la producción. A estos efectos se entiende por:
    • Compras o consumo de electricidad: el coste real de la energía eléctrica adquirida o consumida incluidos todos los impuestos, con la excepción del IVA deducible.
    • Valor de la producción: estará constituido por el importe de la cifra de negocios, al que se adicionará la variación de existencias, de productos en curso y de productos terminados.

A estos efectos, el coste de un producto se define como la suma de las compras totales de bienes y servicios más los costes de mano de obra más el consumo del capital fijo. El coste se calcula por unidad en promedio.

El coste de la electricidad se define como el valor de compra real de la electricidad o el coste de producción de electricidad, si se genera en la propia empresa.

 

 

 

¿Qué tipo de energía puede estar exenta del impuesto eléctrico?

  • La energía eléctrica suministrada en el marco de las relaciones diplomáticas o consulares.
  • La energía eléctrica suministrada a organizaciones internacionales reconocidas como tales en España y por los miembros de dichas organizaciones, dentro de los límites y en las condiciones que se determinen en los convenios internacionales constitutivos de dichas organizaciones o en los acuerdos de sede.
  • La energía eléctrica suministrada a las fuerzas armadas de cualquier Estado, distinto de España, que sea parte del Tratado del Atlántico Norte o por el personal civil a su servicio, o en sus comedores y cantinas.
  • La energía eléctrica suministrada en el marco de un acuerdo celebrado con países terceros u organizaciones internacionales, siempre que dicho acuerdo se admita o autorice en materia de exención del Impuesto sobre el Valor Añadido.
  • La energía eléctrica consumida por los titulares de las instalaciones de producción de energía eléctrica acogidas al régimen retributivo específico conforme a la legislación sectorial.
  • La energía eléctrica suministrada que haya sido generada por pilas de combustibles.
  • La energía eléctrica consumida en las instalaciones de producción, transporte y distribución de energía eléctrica para la realización exclusiva de estas actividades.

 

 

En VIVE Energía realizamos todos los tramites a nuestros clientes para que, en caso de poder acogerse a la exención del impuesto eléctrico, puedan beneficiarse de ello. Una vez que se han cumplimentado todos los trámites, la Administración Tributaria facilitará una Tarjeta de Inscripción en la que constará para cada instalación, el CUPS, la fecha de aplicación, el código CIE (Código de Identificación de la Electricidad), información identificativa del titular de la instalación y, en su caso, el porcentaje de electricidad a utilizar en la actividad objeto del beneficio fiscal. Esta tarjeta es necesaria para beneficiarse de la exención del impuesto eléctrico.