Seguro que en la factura de la luz de tu empresa has visto reflejado un concepto que indica energía reactiva, en este blog vamos a tratar de explicaros qué es.

¿Qué es la energía reactiva?

Vamos a explicar el concepto de una forma más técnica y luego con un sencillo ejemplo lo entenderéis a la primera.

Si preguntásemos a un ingeniero por la definición de energía reactiva incluiría términos como redes sinusoidales, armónicos, efecto Joule…

En una instalación eléctrica, están presentes tres tipos de energía o potencia: la energía activa, la energía reactiva (medida en kVAr) y la potencia aparente (la suma de ambas). El ángulo entre la potencia aparente y la energía activa nos da el factor de potencia (valores entre 0 y 1) y mide la diferencia entre tensión e intensidad.

¿Cuáles son las características de la energía reactiva?

A diferencia de la energía activa que se transforma íntegramente en trabajo o en calor y se mide en kWh, la energía reactiva:

✓ No se consume ni sirve para calentar.
✓ Se mide en kVArh ( kilo voltio-amperio reactivo hora) .
✓ Se asocia a todos los aparatos que para su funcionamiento precisen de una bobina (es decir aquellos que funcionan con motores o transformadores) alimentados en corriente alterna (la intensidad cambia de sentido de circulación, esta va y viene de nuestro consumo a la red 50 veces por segundo).

Una forma sencilla de explicar el concepto de energía reactiva es mediante la jarra de cerveza, para que sea perfecta debe tener una cierta cantidad de espuma.

Sin la capa blanca efervescente, la cerveza no está en su punto. Sin embargo, la espuma no tiene la utilidad de refrescarnos como la cerveza, a pesar de que ocupa un cierto volumen en la jarra y para beber la cerveza también debemos consumir la espuma.

De igual forma, la energía reactiva circula por las redes eléctricas, sin aportar ninguna utilidad y ocupando espacio en la red.

¿Por qué se penaliza en la factura de la luz con un recargo si la energía reactiva no se consume?

La energía reactiva no se produce, pero si hay que transportarla y esto provoca variaciones en la intensidad eléctrica de los circuitos, desencadenando sobrecarga en las líneas transformadoras y generadoras. La energía reactiva no produce un trabajo útil y es necesario neutralizarla o compensarla.

Todo esto provoca que las compañías distribuidoras de energía tengan que realizar una mayor inversión en sus equipos de generación, tener mayor capacidad en las líneas de distribución, así como en los transformadores para el transporte y transformación de esta energía reactiva. Esta mayor capacidad genera unos costes que finalmente, nos trasladan aplicándolo en la factura como una penalización en concepto de energía reactiva.

¿Cómo se calcula la penalización por energía reactiva que vemos en la factura de electricidad?

La penalización por consumo de energía reactiva (tanto el cálculo como los precios a aplicar en la penalización) viene contemplada en el BOE, en la orden ITC 1723/2009 y la aplican todas las compañías distribuidoras, se trata de un coste que se traslada íntegramente al cliente en la factura.

No se penaliza el total de la energía reactiva que se genera, únicamente se penaliza un porcentaje de ésta si sobrepasamos determinados niveles de reactiva con respecto a la energía activa que consumimos.

La forma de detectar que estamos pagando un recargo por energía reactiva en nuestra factura eléctrica es si vemos reflejado, en la misma, el siguiente concepto “Término / Exceso / Complemento por energía reactiva”. Este complemento se penaliza a los consumidores cuyos registros del contador o equipo de medida, se caracterizan por Factores de potencia inferiores a 0,95 inductivo.

¿Cómo se halla el Factor de potencia? La cantidad de energía reactiva por energía total se mide con el Factor de potencia (Cosϕ) y la fórmula es:

E. Activa: Total energía activa (kWh) registrada en el periodo correspondiente.

E. Reactiva: Total energía reactiva registrada en el periodo correspondiente.

Precio de energía reactiva €/kVArh Se cobra por exceso de energía reactiva contabilizada a partir de factores de potencia inferiores a 0,95 inductivo. En función del valor del Factor de potencia que obtengamos, el término de reactiva (€/kVArh) varía, es decir, que el precio a aplicar por kVArh varía:

Cuanto menor sea el valor del Cosϕ, más caro será el término de reactiva (€/kVArh) .

Para realizar los cálculos correctamente debemos tener en cuenta la Tarifa de acceso que tenemos contratada:

– Tarifa 2.0X y 2.1X, la mayoría de los suministros que tienen contratada esta tarifa no disponen de un registrador de reactiva por lo que no se penalizan, aunque s compañías distribuidoras pueden si la energía reactiva supera el 50% del consumo de energía activa.
– Si la tarifa que tenemos contratada se corresponde a 3.0A o 3.1A hay que tener en cuenta que la penalización por reactiva se aplica sobre todos los períodos tarifarios, excepto en el período 3 o valle.
– Para las tarifas 6.X de seis periodos, la penalización se aplica sobre todos los periodos excepto en el periodo 6.

En cada periodo (salvo el 3 y el 6 en función de la tarifa) únicamente se penaliza el consumo de reactiva supere 33% con respecto a la energía activa.

¿Como eliminamos el recargo por energía reactiva? En el siguiente post os explicamos como eliminar el recargo mediante la instalación de baterías de condensadores y sus ventajas.